Registro de la Jornada de trabajo diaria

registro-horas-trabajo-720x465

EL TRIBUNAL SUPREMO DESPEJA TODAS LAS DUDAS ACERCA DE LA EXISTENCIA O NO DE LA OBLIGACION DE REGISTRO DE LA JORNADA DE TRABAJO DIARIA

La STS 246/2017, de 23 de marzo, Rec. 81/2016, establece que en base al artículo 35.5. del  Estatuto de los Trabajadores no es obligatorio llevar un registro diario de la jornada por parte del empleador para comprobar el cumplimiento de los horarios pactados cuando no sobrepase la jornada máxima.

El artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores sólo obliga, salvo pacto que amplíe ese deber, a llevar el registro de las horas extraordinarias realizadas, y a comunicar a final de mes su número, al trabajador y a la representación legal de los trabajadores.

La sentencia de referencia, indica que “convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias, pero esa obligación no existe por ahora y los Tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control horario, mediante una condena genérica, que obligará, necesariamente, a negociar con los sindicatos el sistema a implantar, por cuanto, no se trata, simplemente, de registrar la entrada y salida, sino el desarrollo de la jornada efectiva de trabajo con las múltiples variantes que supone la existencia de distintas jornadas, el trabajo fuera del centro de trabajo y, en su caso, la distribución irregular de la jornada a lo largo del año, cuando se pacte.”.

Por otro lado, en cuanto a la sanción que pudiese derivarse de “la falta de llevanza, o incorrecta llevanza del registro”, no se tipifica por la norma como infracción de forma evidente y terminante, lo que obliga a una interpretación restrictiva y no extensiva de una norma sancionadora como la contenida en el artículo 7.5 del RDL 5/2000, de 4 de agosto, sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, norma cuya naturaleza sancionadora impide una interpretación extensiva del art. 35.5 del ET, pues es principio de derecho el de la interpretación restrictiva de las normas limitadoras de derechos y de las sancionadoras. Además, tampoco se tipifica como falta la no llevanza del registro que nos ocupa y no informar a los trabajadores sobre las horas realizadas en jornadas especiales o incumplir obligaciones meramente formales o documentales constituye, solamente, una falta leve, en los supuestos previstos en el art. 6, números 5 y 6 del Real Decreto Legislativo -citado.

Actualmente, la Inspección de Trabajo, tipifica como una infracción grave “la falta de llevanza, o incorrecta llevanza del registro diario de la jornada” pretendiendo incluir esta conducta dentro del artículo 7.5 anteriormente citado, en el que se establece como infracción grave “La transgresión de las normas y los límites legales o pactados en materia de jornada, trabajo nocturno, horas extraordinarias, horas complementarias, descansos, vacaciones, permisos y, en general, el tiempo de trabajo a que se refieren los artículos 12, 23 y 34 a 38 del Estatuto de los Trabajadores.

Pues bien, el Tribunal Supremo nos indica que tan solo constituye una falta leve en los supuestos previstos en el artículo 6, apartados 5 y 6 del RDL 5/2000, de 4 de agosto, sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, en los que se establece como infracción leve “Cualesquiera otros incumplimientos que afecten a obligaciones meramente formales o documentales.”

La solución dada no deja indefenso al trabajador a la hora de probar la realización de horas extraordinarias, pues a final de mes la empresa le notificará el número de horas extras realizadas, o su no realización, lo que le permitirá reclamar frente a esa comunicación y a la hora de probar las horas extraordinarias realizadas tendrá a su favor del artículo 217-6 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, norma que no permite presumir la realización de horas extras cuando no se lleva su registro, pero que juega en contra de quien no lo lleva cuando el trabajador prueba que si las realizó.

Por otro lado, debe recordarse que, esta sentencia en nada afecta y por tanto subsiste la obligación de registro diario en la jornada realizada a tiempo parcial, en base al artículo 12.4. c) del Estatuto de los Trabajadores.

Este despacho queda a su entera disposición para cualquier aclaración que pudiera requerir al respecto.