Dividendos: ¿qué impuestos pagamos por el dinero que recibimos de nuestras inversiones?

Dividendos: ¿qué impuestos pagamos por el dinero que recibimos de nuestras inversiones?

Los dividendos son una fórmula que permite a los inversores tener retribuciones periódicas, aunque los mercados estén evolucionando de manera negativa. Eso sí, debes tener en cuenta que están sujetos a una fiscalidad concreta

En primer lugar, cabe destacar que los dividendos se consideran rendimientos de capital mobiliario. Así está tipificado en el artículo 25.1.a) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF. Esto es algo que tiene consecuencias prácticas sobre “los impuestos que pagas” en la declaración de la renta, tal y como expone Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank.

Y es que la fiscalidad de los dividendos ha variado con el tiempo y es importante tener muy presente “cómo funciona para evitar sustos a la hora de hacer la declaración anual del IRPF”, comenta José Luis Herrera, analista independiente.

Antes de la reforma de 2015, los dividendos eran una estrategia de inversión que permitía ahorrar dinero en la renta, puesto que los primeros 1.500 euros estaban exentos de tributación. Sin embargo, una vez que se produjo la modificación de la legislación, la fiscalidad del cobro de dividendos a cuenta no representa grandes beneficios con respecto a otro tipo de productos de inversión o ahorro.

Según explica Torre, la fiscalidad de los dividendos en territorio español tiene que directamente con “la manera que tenemos de cobrarlo”. Para Hacienda no existen similitudes entre cobrar dicha retribución en efectivo o en acciones de la compañía, lo que se conoce como script dividends.  

En el momento en el que tengamos que rendir cuentas a la Agencia Tributaria, hemos de hacer una distinción, por una parte, “el beneficio que hemos tenido por vender títulos de alguna empresa en Bolsa” y, por otro, “la rentabilidad que hemos obtenido a través de los dividendos”, concreta Herrera.

Siguiendo este mismo esquema, el dividendo tiene una tributación específica: se incluye dentro de las rentas del ahorro, salvo algunas excepciones. Esto significa que el dinero que nos proporciona esta retribución se tipifica como “el de las cuentas corrientes o los depósitos”, dependiendo de los tramos en la base del ahorro, repasa Torre.

¿CUÁNTO PAGAMOS POR LOS DIVIDENDOS?

La cuestión clave es cuántos impuestos pagamos por los dividendos. Entre un 19% y un 23% dependiendo de cómo “hayan evolucionado el resto de tus inversiones”, describe Herrera. Previa a la aplicación de la tablas del ahorro, debemos sumar “todos los rendimientos del capital mobiliario a los beneficios y pérdidas patrimoniales que hayamos tenido en el conjunto del año”, agrega.

Tras hacer dicho cálculo, solo nos quedará hacer “la aplicación de la tabla para ver en qué tramo, en concreto, nos encontramos”, comenta Torre. De igual forma, tampoco existe una variación en la tributación de los dividendos por acciones de otros países.

Además, esto sucede también en el caso de las sociedades limitadas, siempre que se trate de rendimientos dinerarios. De esta manera, la fiscalidad de los dividendos sería “la misma al margen de que cotice o no en los mercados”, según expone Herrera. Eso sí, lo que se modificaría sería que los socios de este tipo de sociedad pueden aplicar “la deducción por doble imposición interna de dividendos” en aras de evitar pagar impuestos dos veces, primero en el Impuesto de Sociedades y más tarde en el IRPF.

Frente al supuesto de la fiscalidad del pago de dividendos en acciones, si se trata de una ampliación de capital, éste tributará como un dividendo “a efecto de IRPF”, asegura Torre, con su consiguiente “retención del 19% por parte de la Agencia Tributaria”.

En el caso de que sean derechos de suscripción que recibes como nuevas acciones el pago de impuestos no se hace hasta que no “vendas las acciones de las que proceden los nuevos títulos que se te han entregado”, dice Herrera. Dicho de otro modo, no tendrás que pagar impuestos hasta que vendas las acciones que compraste y por las que te dieron el dividendo en títulos nuevos.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies